Navegar / buscar

Una orquidea perfecta

Las bellísimas y muy conocidas phalaenopsis son plantas de elevado valor ornamental principalmente por sus flores, esta familia de plantas, conocidas comúnmente como orquídeas, agrupa gran cantidad de géneros y numerosas especies, que se utilizan tanto para el cultivo como para la producción de bellas flores. A continuación te detallamos algunos consejos para mantenerla siempre perfecta.

Para obtener bonitas plantas y floraciones, se debe poner la orquídea Phalaenopsis en lugar bien iluminado (sobre todo en invierno) y bien protegida del sol directo.

Las Phalaenopsis son plantas a las que les gusta el calor. Para un crecimiento óptimo, la temperatura ideal es de 22 a 24 °C durante el día y de 18 a 20 °C durante la noche. Para obtener dichas temperaturas en casa, es necesario poner las Phalaenopsis en el alféizar que reciba más calor y más luz.

Se obtendrá la humedad ambiental suficiente utilizando una bandeja humidificadora en la que se dispondrá una capa de bolas de arcilla sobre la que se colocarán las orquídeas. Es una forma muy simple de obtener una mayor humedad ambiental para la orquídea. No resulta útil pulverizar las hojas para su cultivo, solamente tiene un efecto temporal y seguramente favorecerá la aparición de cal en las hojas si no se pulveriza con agua de lluvia.

Se debe dejar el agua del grifo en reposo durante 24 horas por dos razones:

•Para que los productos de tratamiento del agua se evaporen (principalmente el Cloro)

•Para que la temperatura del agua sea la misma que la temperatura ambiental El agua del grifo es suficiente para la Phalaenopsis. Es inútil gastar dinero en agua embotellada, ya que el riego con agua del grifo es perfectamente adecuado. Por otra parte, el agua del grifo contiene elementos minerales que le encantarán a la orquídea. También se puede regar con agua de lluvia; en ese caso, hay que prever un poco más de fertilizante para asegurar su buen mantenimiento.

Deja un comentario